divendres, 25 de maig de 2018

'A comer se aprende' - Álvaro Vargas


Al igual que Álvaro Vargas, autor de A comer se aprende, un libro híbrido entre la medicina y la nutrición, un servidor de ustedes también aprendió a comer. La gran diferencia entre él y yo, es que en mi vida no entró nadie. No necesité de ayuda externa para darme cuenta de que el camino que llevaba no era el más indicado para tener una vida sana y longeva.

Aunque tal vez no sea una apreciación del todo cierto, ya que sí entró alguien en mi vida: mi médico de cabecera.

Él fue quien con su sabiduría, ganada con el esfuerzo de una carrera me previó de que debía virar sí o sí mi rumbo, y la alimentación que hasta aquel momento había levado en los últimos cinco años debía dar un giro radical. Corría el año 93, tal vez 94, cuando decidí dar el paso y variar mi dieta con productos básicos, equilibrar mi ingesta, y racionar mis comidas. A día de hoy, y pasaron ya 25 años, sigo manteniendo mi peso a raya, como equilibradamente, cuidando mi alimentación, no solo con productos ecológicos, si no lo más sanos posible. Es cierto que un pequeño capricho me suelo dar de tanto en tanto, pero sin duda el ejercicio físico que realizo a diario entre semana mantiene el equilibrio entre lo ingerido y lo gastado.

Esta introducción no es para lanzarme flores, ni restarle mérito al autor, sino todo lo contrario, con mi testimonio quiero dejar patente que el título de este libro que nos ocupa es bien cierto, incluso iríamos un poco más allá asegurando que no solamente su lectura debería ser obligatoria en los colegios, institutos o universidades de este país, si no que debería haber una asignatura que aglutinara todo lo que en él se aprende, o sea, que a comer nos deberían enseñar desde pequeños.

Dicho esto, solo nos queda explicar cómo es A comer se aprende.

Está dividido en seis capítulos. Los tres primeros vendrían a ser los más educativos: El proceso digestivoLos principales nutrientes y Consejos prácticos, divididos a su vez en Los alimentosBebidasIngestas y Cocinados y conservación; el capítulo 4 nos explica lo que hacemos mal y lo que deberíamos hacer bajo el título de Buenos y malos hábitos; en el capítulo 5 encontramos 20 alimentos que no pueden faltar en nuestra alimentación diaria. 20 alimentos imprescindibles se convierten en un dogma a seguir. Debo admitir que cuatro de ellos no los utilizo nunca. Pero tengo una más que justificada razón, que ahora no viene al caso.

El último capítulo lo ocupa una lista de recetas que juntas se convierten en menús para cuatro semanas, un plan de 28 días que a modo de reto nos lanza el autor para que lo sigamos y con ello consigamos una mejor salud.

Con la alimentación existe un gran problema en este país, y creo que el problema se torna endémico cuando miramos el resto de países: nos creemos lo que nos dicen por televisión. Esos anuncios solo tienen una finalidad, vender más, aunque sea a costa de la salud de sus clientes, con ello no solo ganan un cliente, sino que lo convierten en cliente fijo para las farmacéuticas.

El caso del refresco de cola sin azúcar añadido, llamado zero, es el más flagrante. No se llegan a poner de acuerdo de que si el ciclamato sódico, conocido comúnmente como aspartamo o E-952, es cancerígeno o no, hay estudios contradictorios sobre ello, pero lo que sí es cierto es que en muchos países europeos su uso está prohibido y que en Estados Unidos desde 1969 no se utiliza. Por algo será.

Sinceramente todos sabemos lo que es bueno y malo para nuestra salud, cenar una pizza precocinada o un poco de verdura al vapor, es como el día y la noche, o desayunar una torrada de pan con tomate y aceite o un cruasán del supermercado, también sería como el desierto y el océano.

Y aunque caigamos en esas tentaciones, si se convierten en un hábito se tornan en algo peligroso. Así que nunca está de más un pequeño empujoncito para corregir nuestras malas prácticas diarias y A comer se aprende es esencial en ese aspecto.

Aquí lo dejo, mientras termino mi té de tres años con jengibre rallado (un alimento básico en alguien fan de The Wildhearts, casualmente la banda que suena en mi estéreo mientras redacto esta reseña) acompañado de una pequeña onza de chocolate, 100% cacao con almendras. Prometo ingerir el resto de esos 20 alimentos esenciales el resto del día.

Didáctico y necesario,  la salud es básica para una vida plena.

SALVA G.

Título: A comer se aprende
Autor: Álvaro Vargas
Editorial: Planeta
Edición: 1ª edición, abril de 2018
Número de páginas: 290 pp.
I.S.B.N. 978-84-08-18475-1

dimarts, 22 de maig de 2018

'La mujer en la ventana / La dona a la finestra' - A.J. Finn


La mujer en la ventana es todo un éxito literario, como aquel que dice, incluso antes de llegar a las estanterías de nuestro país. Avalada por el mismísimo mago del suspense y el terror, Stephen King,  y envuelta en un halo de misterio, usar como seudónimo A.J. Finn, con esa ambigüedad de no saber si es hombre o mujer quien lo escribe, muy al estilo E.L. James y sus sombras, resulta un movimiento de márqueting perfecto, tanto, que este pasado Sant Jordi, se encaramó en las listas de libros más vendidos, tanto en su opción castellana, como en la catalana.

Pero, ¿es tanto revuelo digno de su lectura?

Sin dudarlo, si lo que buscamos es una novela que nos entretenga, nos distraiga, nos atrape y nos deje sentados en el sofá durante toda su lectura, y estamos hablando de más de 500 páginas, estamos delante de una de las mejores novelas del momento. Con diferencia.

Magnética, inquietante, atmosférica, elegante, y con un sabor, fuerte, a clásico de cine negro, en blanco y negro, por supuesto,  no solo por la cantidad de películas que salpican las páginas de la novela, si no por el hecho de que desde su título, La mujer en la ventana, un guiño a La ventana indiscreta del maestro del suspense,  hasta su final, que no desvelaremos, el autor tiene en mente esa época dorada.       

A.J. Finn, seudónimo de Daniel Mallory era hasta hace poco un editor estadounidense que disfrutaba leyendo y publicando novelas.  Negra, para ser más exactos. No en vano su tesis en Oxford fue sobre Patricia Highsmith, pionera del thriller psicológico. Así que con ese background era de esperar que en algún momento saltara la chispa para escribir una novela.

Su depresión severa durante quince años, aguantando un tratamiento tras otro, que desembocó finalmente en un diagnóstico de trastorno bipolar, fue esencial a la hora de delinear a uno de sus personajes, así como su agorafobia, que le sirvió también para plasmarlo en la novela.

Anna Fox vive sola en su casa de Nueva York sin atreverse a salir. Pasa el día chateando con desconocidos, bebiendo vino, seguramente más de la cuenta, ningún médico le aconsejaría que lo hiciera viendo la cantidad de pastillas que toma al día, viendo películas en blanco y negro, de las que conoce todos y cada uno de sus diálogos, recordando tiempos felices, cuando su marido y su hija vivían con ella antes de dejarla, y espiando a sus vecinos desde las ventanas de su casa armada con una cámara de fotos.

Los Russell son nuevos en el barrio. Una pareja y su hijo adolescente. La familia perfecta. Su casa al otro lado del parque queda justo frente a su mansión. Era evidente que Anna disparase su cámara hacia las ventanas de los vecinos.

Pero un día ve algo que no debería haber visto. ¿Realmente vio un asesinato? ¿Es posible que la mezcla de pastillas y alcohol le haga tener alucinaciones? ¿Conoce a sus vecinos cruzando con ellos unas pocas palabras?

A partir de ese momento Anna Fox entra en nuestra vida sin posibilidad de salir de ella hasta la última página de la novela gracias a la precisión quirúrgica de Finn con su escritura. No discutiremos que se leyó el manual del perfecto escritor de thriller psicológico/novela negra, pero maldita sea, debió ser el primero de la clase.

También es cierto que últimamente novelas como: 
La chica del tren de Paula Hawkins o Perdida de Gillian Flynn  le han dado al thriller psicológico un empujón, primero literario, después cinematográfico, dicen que La mujer en la ventana ya tiene equipo técnico que la realice, Joe Wright como director, TracyLetts como guionista y Scott Rudin como productor, aún no se desveló quién hará de Anna Fox, que está haciendo aflorar una tras otra novelas con esa temática, algo que no parece preocupar a nadie y que sigue dando sus frutos. No seremos nosotros los que nos quejemos, pero sí que bien podrían haber recortado alguna que otra página de la novela.

La mujer en la ventana se torna a la postre en la novela perfecta para este verano, su trama es agobiante, claustrofóbica y tensa, como una playa en plena canícula, no requiere mucho de nuestra atención, o dicho de otro modo, no hace falta tomar notas para colocar las fichas en el tablero, digamos que resulta bastante gaseosa, se pierde entre nuestros dedos, pero consigue con todo y con eso, su auténtico propósito, mantenernos pegado al libro capítulo tras capítulo sin movernos del sofá hora tras hora.

A.J. Finn cuenta en sesenta y cinco días, la novela comienza un 24 de octubre y acaba rondando final de año, una historia de voyerismo, de personalidades cambiantes, donde nada es lo  que parece, donde no nos podemos fiar ni de la primera persona del singular, ya que bien podría estar engañándonos a nosotros también, de empatía hacia aquellos que sufren algún tipo de trastorno, como el propio autor, quien no duda en afirmar que su protagonista debía ser mujer, en caso contrario no hubiera podido distanciarse del personaje, y en definitiva, una historia humana, donde aun con la distancia que separa a los protagonistas, se sienten más cercanos uno del otro delo que podrían pensar.

Ahora solo queda esperar, primero, la versión cinematográfica, y segundo, la nueva novela de Finn, que según cuenta él mismo, estuvo de gira por nuestro país a principios del mes de abril, tendrá como faro de guía, Vértigo, la película de Hitchcock.

SALVA G.

Título: La mujer en la ventana / La dona a la finestra
Autor: A.J. Finn
Editorial: Grijalbo / Rosa dels Vents
Traducción: ANUVELA / Immaculada Estany Morros
Edición: 1ª edición, marzo de 2018
Número de páginas: 537 pp. / 528 pp.
I.S.B.N. 978-84-253-5662-9 / 978-84-1693-0739

dimecres, 16 de maig de 2018

Avançament de festival Cubelles Noir 2018


A escassos tres mesos de la celebració de la III Edició del Festival de novel·la negra del Garraf Cubelles Noir avancem una part de la programació i novetats. Com sempre serà al mes d’agost, entre el 23 i el 26 a Cubelles, la majoria dels actes es duran a terme al nou Cafè Teatre l’Aliança que s’inaugurarà després de la seva rehabilitació aquest estiu.
Les novetats d’aquest any són la participació d'escriptors internacionals com el francès Ian Manook (pseudònim de Patrick Manoukian) o l’andorrà Albert Villaró. També tindrem representants de les diferents tendències del gènere com els escriptors: Diego Ameixeiras, Alberto Valle, Miguel Sáez Carral, David Izquierdo, Montse Sanjuan, Maria Rosa Nogué o Rafael Guerrero.
Ens afegirem a l'any d’homenatge del centenari del naixement de Manuel de Pedrolo amb debats i la projecció de dues filmacions seves. Ens obrim també a altres manifestacions culturals amb una representació de micro-teatre de l’escriptora Susana Hernández, i més sorpreses.
Un any més donarem el premi a la millor novel·la negra escrita per una dona, tant en català com en castellà, i el premi Sala Joiers als millors personatge de la història de la novel·la negra.   

Avance de festival Cubelles Noir 2018

A escasos tres meses para la celebración de la III edición del Festival de novela negra del Garraf Cubelles Noir avanzamos parte de la programación y novedades. Como siempre será en el mes de agosto entre el 23 y el 26 en Cubelles, la mayoría de los actos se llevarán a cabo en el nuevo Cafè Teatre l’Aliançaque se inaugura tras su rehabilitación este verano.
Las novedades de este año son la participación de escritores internacionales como el francés IanManook (seudónimo de Patrick Manoukian) o del andorrano Albert Villaró. También tendremos representantes de las Diferentes tendencias del género como los escritores: Diego Ameixeiras, Alberto Valle, Miguel Sáez Carral, David Izquierdo, Montse Sanjuan, María Rosa Nogué o Rafael Guerrero.
Nos añadiremos al año homenaje al centenario del Nacimiento de Manuel de Pedrolo con debates y proyección de dos filmaciones Suyas. Abrimos las diferentes formas de cultura con una representación de micro-teatro de la escritora Susana Hernández y más Sorpresas.
Un año más daremos el premio a la mejor novela negra escrita por una mujer tanto en catalán como en castellano y el Sala Joiers a los mejores personajes de la historia de la novela negra.

Redacción

Más información:

cubellesnoir@gmail.com

www.cubellesnoir.com