dimecres, 21 de febrer de 2018

'Te potaría encima (Sick on you)' - Andrew Matheson


 

Andrew Matheson fue el vocalista de Hollywood Brats, banda inglesa, aunque la agrupación parecía el edificio de las Naciones Unidas, en sus filas había un irlandés, un canadiense, un noruego y un americano, que sin duda se adelantaron a su tiempo.

Poca gente conoce a la banda. Con un único disco en el mercado no es de extrañar. Tan solo se vendieron 563 copias del mismo cuando por fin llegó a editarse, eso sí, bajo los auspicios de Mercury Noruega, en su país de residencia, Inglaterra, hasta veinte sellos les negaron la edición, el año 1975, dos años después de que la banda entrase por primera vez a un estudio de grabación, 13 de julio de 1973, y cuatro desde que nuestro héroe pusiera sus pies en suelo inglés.

Pero aquellos que la conocemos y que poseemos su  disco, en formato vinilo Of course, aunque sea la edición de Cherry Red Records cinco años después de su salida al mercado bajo los auspicios de Mercury, nos hemos abalanzado sobre este libro como si de maná se tratara.

Matheson cuenta de primera mano esos años, desde 1971, cuando llegó a Londres hasta 1980, cuando se reeditó el disco con la portada que todos tenemos en mente, cuatro jóvenes predispuestos a comerse el mundo a base de rock and roll, desfachatez, purpurina y lápiz de labios.

Su ágil lectura, gracias a la verborrea de Andrew hace que no solo esos nueve años pasen en un suspiro si no que pidamos más. Es cierto que los primeros cuatro, hasta la edición del disco están perfectamente documentados por la pluma de Matheson, pero, y ahora utilizo el vocabulario musical, un bis no hubiera estado mal. Aunque es cierto que el autor odia los bises.

Personalmente soy de la opinión de que eran muy Punks para los Glammies y muy Glammies para los Punks. Con una imagen a medio camino entre el Bowie más andrógino y los New York Dolls, por mucho que su sentimiento musical fuera el punk, poco tenían que hacer entre los amantes de las crestas, ya que  estamos hablando de cinco años antes de que Sex Pistols existieran. Ergo: el punk aún no existía.

Bien podría haberse llamado este libro Auge y caída de Hollywood Brats.

Los chicos viajaban sin billete por el metro y el tren inglés, no podían permitirse el comer, se morían de frío en donde podían vivir, ya fuera una casa ocupada o una casa compartida, trucaban el contador de la luz para poder tener con qué alumbrarse, robaban en las tiendas del barrio para poder tener algo que llevarse a la boca, casi siempre arroz, y se lavaban el pelo con Fairy. Sí, la vida no era nada halagüeña. Pero la ilusión por la banda, llamada en sus inicios The Queen, hasta que otra banda con ese nombre comenzó a tener más éxito que ellos, lo que les obligó a buscar una alternativa que acabó siendo la conocida Hollywood Brats, les hacía seguir siempre adelante luchando por hacerse un nombre, creyendo en lo que hacían y disfrutando de ello.

Ni el piropo del propio Keith Moon, malogrado batería de The Who, dijo que era la mejor banda del mundo que había visto en directo nunca tras uno de sus conciertos, ni el apoyo del público que poco a poco fue llenando sus conciertos consiguió que el gran mercado les conociera ni que las mieles del éxito llamaran a su puerta.

Sin la más mínima duda podemos asegurar que Te potaría encima, título extraído de uno de los temas más representativos de la banda, Sick on you, es uno de los mejores libros sobe un músico que hemos leído en años, y le sigue los pasos muy de cerca a aquella obra maestra que escribió hace unos años RonWood guitarrista de Sus Satánicas Majestades ahora y The Faces antes, no solo por lo desastrosa que resulta la historia, alejándose del estereotipo de Rock Star, si no por el modo en que Matheson la cuenta: irónico y punzante a la par, y lleno de odio y rabia, sentimientos esenciales para ser un buen punk.

No explicaremos nada más, pero sí diremos que en esos años productores famosos, mafiosos aún más famosos, A&R importantes, y personajes como Malcolm McLaren entraron y salieron de la corta vida de los Brats en un momento u otro de su existencia.

Pinchemos de nuevo Chez MaximesNightmareSouthern belles y por supuesto Sick on you y devoremos este excelente libro que no solo habla sobre música, si no que destila música por todos sus poros, además de autenticidad.

Un fuerte, efusivo y cálido aplauso para AndrewLouBrady y Steel, artífices de esa genial banda.

SALVA G.            

Título: Te potaría encima (Sick on you)
Autor: Andrew Matheson
Traducción: Federico Corriente
Editorial: Contra Ediciones
Edición: 1ª edición, octubre de 2017
Número de páginas: 433 pp.
I.S.B.N. 978-84-947459-0-4

dilluns, 19 de febrer de 2018

'Ya nadie llora por mí' - Sergio Ramírez Mercado



Hace tiempo leí a Sergio Ramírez, no recuerdo muy bien quién me lo recomendó o cómo llegué a él, probablemente a través de Semana negra, seguro. El caso es que me hice con El cielo llora por mí, la primera aventura del Inspector Dolores Morales y del subinspector Bert Dixon, para descubrir un autor delicado y preciso, unos personajes destilados a martillo y cincel y un entorno paisajístico y cultural tan desconocido como apasionante.

La trama, al igual que en esta última novela, era, aparentemente, bien sencilla. El  Departamento de Narcóticos de Managua tenía que investigar la desaparición de una mujer siguiendo las pistas que se vertebraban a través de un yate abandonado, sospechoso de traficar con estupefacientes. El argumento, a priori, no distaba mucho de cualquier otro bestseller o intento de, que se pudiera encontrar en las estanterías de medio mundo. Lo hizo diferente, desde el primer momento, el estilo narrativo del autor, que probablemente no les descubra yo aquí, sencillo y directo, con diálogos sin una coma de más y una mordacidad que desnuda sistemas de poderosa contradicción. También el entorno, aunque peque de provincianismo, una Nicaragua en transición, con una democracia joven y corrupta ¿Les suena? Donde los que vienen de atrás ya estaban posicionados mucho antes del cambio y dónde el tipo medio se ve vapuleado por sus propia frustración.

En cuanto supe de esta nueva entrega quise hacerme con él y contarles, porque luego no es fácil hacerse con los libros de Sergio Ramírez, y recomendarles sin mucha valentía y bastante certeza, esta última publicación en España de la mano de Alfaguara.

Esta vez, como los grandes, el inspector Morales ya no forma parte del cuerpo nacional, va por libre, como el desencanto y gestiona con más o menos supervivencia un despacho de investigación que se hace pequeño de tantos amigos y colaboradores de los que se rodea nuestro protagonista: La peculiar doña Sofía, madre de mártir y ultrareligiosa, Ovidio el peluquero vecino y cotilla, el peculiar Vademecum, la convaleciente Fanny y la presencia implícita de Lord Dixon, cual gato Simenon de Heredia.

Todos ellos colaborarán con el inspector Morales en la investigación que le encarga Soto, un tipo de los de poder arraigado y anclado en el color de sus billetes. Su hijastra ha desaparecido y a él le encargan dar con su paradero, nada más. Hecho que evidentemente no está exento de susceptibilidad, justo lo que necesita un desarraigado Morales para recuperar sus principios, aunque le vaya la vida en ello o la de los que le rodean.

El resto es leer y disfrutar, porque Sergio Ramírez nos hace muy fácil el camino con capítulos perfectamente estructurados que dotan a la novela en general de ese ritmo adecuado para acunarte y contarte al oído esas historias llenas de secretos que todo el mundo sabe.

José Ramón Gómez Cabezas

Ya nadie llora por mí.
Sergio Ramírez Mercado
Alfaguara
ISBN 978-84-204-2735-5
356 páginas 
Año 2018


divendres, 16 de febrer de 2018

Cuatro novelas aspiran a obtener el premio Ciudad de Santa Cruz 2018 que concede Tenerife Noir




Cuatro novelas aspiran a obtener el premio Ciudad de Santa Cruz 2018 que concede Tenerife Noir

‘La mala hierba’, de Agustín Martínez; ‘Sucios y malvados’, de Juanjo Braulio;
‘El peor de los tiempos’, de Alexis Ravelo, y ‘Ya no quedan junglas a donde regresar’, de Carlos Augusto Casas, son las obras escogidas para concursar por el galardón más preciado del Festival Atlántico del Género Negro

Ricardo Bosque, Yurena González, Javier Hernández, Susana Martín, Maica Rivera y Javier Rivero integran el jurado, que anunciará su fallo el 17 de marzo

Cuatro novelas aspiran a obtener el premio Ciudad de Santa Cruz 2018 que concede el Festival Atlántico de Género Negro Tenerife Noir a la mejor novela negra editada en español durante el año previo a la celebración del festival, en esta ocasión, por tanto, editada en 2017. Los escritores Ricardo Bosque, Yurena González, Javier Hernández y Susana Martín, la crítica literaria Maica Rivera y el profesor de la Universidad de La Laguna (ULL) Javier Rivero integran el jurado que concede el premio, que se anunciará el próximo 17 de marzo.

El comisario del festival, el escritor tinerfeño Javier Hernández Velázquez, presentó las obras escogidas para participar en esta edición del más preciado galardón entre los que entrega Tenerife Noir, en un acto informativo en el que participaron el asesor y director del Seminario de investigación sobre Género Negro de la ULL, Javier Rivero Grandoso, la concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Marisa Zamora, y, en representación de Hecansa, empresa adscrita a la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias, la directora del Hotel Escuela Santa Cruz, Victoria Palau.

Hernández Velázquez anunció en la rueda de prensa celebrada en el Hotel Escuela que un proceso de selección llevado a cabo por parte de 16 profesionales del sector literario ha concluido por elegir las novelas La mala hierba, de Agustín Martínez (Plaza & Janés); Sucios y malvados, de Juanjo Braulio (Ediciones B); El peor de los tiempos, de Alexis Ravelo (Alrevés), y Ya no quedan junglas a donde regresar, de Carlos Augusto Casas (MAR Editor) para concursar por el premio Ciudad de Santa Cruz, un galardón que “tiene la fortuna de contar con dotación económica y que esta es de 3.000 euros”, resaltó Hernández, quien señaló que otros premios más antiguos no la tienen. 

El comisario de Tenerife Noir destacó que la selección de las obras se ha hecho bajo el único criterio de “la literatura” y anunció que todos los autores escogidos participarán en la tercera edición del festival, que se celebra del 1 al 18 de marzo próximo en Santa Cruz de Tenerife y La Laguna. “Tenerife Noir marca tendencia”, aseguró al destacar que cuatro de las novelas finalistas de este premio forman parte del grupo de seis obras seleccionadas por la Asociación Cultural de Amigos de la Literatura Policial Novelpol para otorgar el suyo, que será fallado en el marco de Tenerife Noir.

Por su parte, la concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Marisa Zamora, expresó su satisfacción con “colaborar con este evento, en el que su premio más importante lleva el nombre de la ciudad y porque hay un espacio en el festival para reflexionar sobre la igualdad de género y la visibilidad de las mujeres escritoras; vamos a seguir trabajando en esa línea, porque Tenerife Noir es un referente en el género negro”.

Finalmente, la directora del Hotel Escuela Santa Cruz, Victoria Palau, aseguró que, en Hecansa, “estamos encantados de ser por segundo año consecutivo la sede oficial de Tenerife Noir, damos acogida a todos los participantes y nuestras instalaciones están abiertas a los eventos de este encuentro literario y artístico, dando también la oportunidad a los estudiantes que se forman aquí de formar parte de esas actividades”.

Cuatro novelas

Javier Rivero Grandoso subrayó que “el premio Ciudad de Santa Cruz prueba el interés del género y la calidad de la literatura noir en España. Han sido escogidas novelas bastante variadas, que representan muy bien la diversidad del género en la actualidad”.

Al referirse a la coincidencia entre los finalistas de los premios Ciudad de Santa Cruz y Novelpol comentó que este hecho “demuestra la calidad del año 2017 en el género, un valor añadido de la novela negra en España, en la que se va más allá de los detectives o policías y se cuentan historias más novedosas, de nuestro tiempo, que analizan los problemas actuales y van más allá. Creo que estas obras van a ser muy importantes en el futuro y, sin duda, la que gane formará parte de ese corpus de la novela negra española que será tenido en cuenta en el futuro”.

La mala hierba, de Agustín Martínez (Plaza & Janés), “una novela muy angustiosa, muy opresiva, muy dura”, en palabras de Javier Hernández. Es un thriller envolvente, lleno de ritmo, dramatismo, giros inesperados y un desenlace sorprendente en el que se plantea que la verdad siempre resurge. Sobre Agustín Martínez, la crítica considera que es uno de los autores que más tiene que decir en el actual panorama del género negro en España.


Sucios y malvados, de Juanjo Braulio (Ediciones B), es también un sorprendente thriller policiaco. Braulio, observó el comisario de Tenerife Noir, “nos pone sobre el tapete que todo eso que nos han contado que sucedió en Valencia es realidad y que la vida se puede condensar en una sola palabra: corrupción”. El autor combina una trama policiaca impecable con una gran reflexión sobre la justicia, el sexo, el poder y la violencia contra las mujeres.

El peor de los tiempos, de Alexis Ravelo (Alrevés), fue la tercera novela en ser presentada en el acto informativo en el Hotel Escuela. Hernández Velázquez se refirió al novelista grancanario como “un autor que siempre se pone del lado oscuro, en el lado sórdido y que dio un salto a nivel nacional, con premios, saliéndose de los esquemas”. Con esta obra regresa a su personaje Eladio Monroy, que se ve obligado a salir de su retiro para buscar a Elvira, la hija de su viejo amigo Pepiño Frades.
“Resulta sorprendente que un escritor en una primera obra tenga un registro tan alto como ha conseguido Casas. Creo que lo ha logrado porque es una novela muy sencilla que habla de cosas muy complicadas”, dijo Hernández Velázquez en referencia a Ya no quedan junglas a donde regresar, de Carlos Augusto Casas (MAR Editor), que ya llega galardonada con el VI Premio Wilkie Collins de Novela Negra. Escrita con un estilo directo, en el que priman los diálogos y los sorprendentes giros argumentales, esta novela reposa en tres ejes: el amor, la violencia y la venganza.

Redacción